Frente Revolucionario
Marxista-Leninista


Trabajando por la Reconstitución del Partido Comunista en el Estado español, herramienta fundamental para la Revolución Proletaria

Principios


Formación

Haciendo balance del pasado y del presente

Organización

Disciplinados para golpear como un único puño

Autocrítica

Superándonos a diario, luchando contra nuestros errores

Batalla

Desarrollando la línea roja en el Movimiento Comunista

Presentación


Somos las iniciadoras, esta es la convicción profunda de toda comunista.

Lo que nos hizo empezar a forjarnos como organización fue nuestra disconformidad con el Movimiento Comunista existente, sus formas de trabajar y su incapacidad para transformar el mundo y la humanidad, así como la voluntad férrea de hacer entrar en escena la lucha de clases hacia el comunismo, y es lo que orienta nuestra actividad. Sin embargo, la transformación de nuestra perspectiva y nuestras formas políticas ha variado enormemente.

Pero si no nos satisfacía la situación del Movimiento Comunista, ¿por qué no cambiar alguna de sus organizaciones? Durante este tiempo nos hemos encontrado con camaradas honestas que desde otras organizaciones intentan defender posiciones justas, intentan cambiar la realidad en la que estamos sumidos los comunistas a día de hoy. Por nuestra parte reconocemos esa labor, aunque consideramos que la ingenua pretensión de que "las organizaciones se pueden cambiar desde dentro" se ha demostrado demasiadas veces como un callejón sin salida.

Con esto no queremos decir que las organizaciones no puedan cambiar, o no puedan ser cambiadas por parte de su militancia, pero entendemos que hoy en día no existen dentro de ninguna de las organizaciones que consideramos revisionistas una posición de fuerza ni posibilidad de conformarla para cambiar lo que esencialmente son. No exclusivamente por la solidificación de sus estructuras organizativas, o la traición de sus dirigentes, sino por su irremediable carácter de clase, ajeno al proletariado revolucionario. Hemos visto casos de sectores críticos, incluso de colectivos de organizaciones que se han desligado de éstas, pero nos parece que en última instancia es la confirmación de que no es un enfoque efectivo, pues para reorientar al revisionismo y al reformismo en dirección comunista solo cabe su destrucción.

La efectiva transformación del Movimiento Comunista actual pasará necesariamente por la transformación de sus organizaciones actuales, pero la amplitud de estas transformaciones dificilmente se puede abarcar desde el punto de vista de un matiz en las posiciones del revisionismo dominante, o en una utópica transformación radical de sus formas organizativas. Necesariamente, trabajar por la Reconstitución del Partido Comunista como herramienta revolucionaria, como forma de existencia revolucionaria de la clase, se realizará esencialmente al margen de las estructuras orgánicas del revisionismo. El comunismo tiene a día de hoy la escisión con el oportunismo como punto de partida y no de llegada, como podía serlo en los años 20-30 del siglo pasado, cuando muchos Partidos Comunistas emergieron de la ruptura orgánica con partidos socialdemócratas.

Esto nos lleva a plantear el tema más recurrente para cualquier futura camarada poco iniciada en la realidad actual de los comunistas, ¿qué sucede con la unidad? Para nosotras la unidad de los comunistas no deja de ser un objetivo a conquistar, pero la unidad debe tener una función revolucionaria y no meramente una consigna vacía. ¿Unirse para lograr qué? ¿Unirse bajo qué principios? ¿Unirse en qué términos? Queremos unidad, pero antes queremos dotar de contenido a esa unidad. Queremos construir vanguardia proletaria, pero antes queremos dotarla de contenido constituyéndola sobre bases ideológicas firmes. Buscamos estar unidas para luchar, pero antes tenemos mucho que luchar para poder estar realmente unidas.

Como organización no han sido pocos los intentos de trabajar junto a otras organizaciones, donde en casi ninguna ocasión hemos encontrado honestidad a la hora ni de plantear las divergencias de fondo ni de lograr ningún punto efectivamente común sobre el que desarrollar una política revolucionaria. Nuestra experiencia se resume esencialmente en dos campos: intentos de entrismo en nuestra organización e indisciplina a la hora de mantener y desarrollar relaciones con nosotras. No por ello dejamos de buscar las vías oportunas para luchar por una efectiva unidad comunista, la cual, bien lo sabemos, no va a identificarse con el Partido.

Pero la unidad de los comunistas no es el mayor reto que debemos abordar hoy. La unidad de los comunistas, que ha llegado a conformarse como la táctica del oportunismo, asume que quien se une es comunista, sin dar respuesta a cuáles son los requisitos que la empresa de la revolución social contemporánea debe cumplir: el desarrollo de la teoría revolucionaria de vanguardia, la respuesta a sus exigencias y obstáculos como parte de la construcción política del comunismo.

El problema de la Reconstitución del Partido Comunista nos lleva a tener que abordar esencialmente dos facetas distintas de un proceso. Por una parte nos encontramos con la necesidad de comprender el proceso mediante el cual hemos llegado actualmente a la inexistencia efectiva de un Partido Comunista; por otra parte, no es suficiente con comprender el fracaso pasado, no llega con comprender lo que otros han hecho mal o no han hecho, sino que además debemos desarrollar una propuesta en positivo tanto desde el punto de vista de lo que en el pasado fracasó, como desde el punto de vista de lo que hoy necesariamente es distinto y además debe triunfar.

Nuestros esfuerzos actualmente se centran en esclarecer todo lo pertinente para poder efectivamente acometer la labor de la Reconstitución partidaria. Una primera cuestión a poner encima de la mesa, o a establecer como punto de partida para la clarificación del lugar en el que cada comunista se encuentra, es definir lo que nos proponemos que sea Partido Comunista.

Para nosotras, Partido Comunista, es la red, el todo único, que eleva y revolucionariza a la clase obrera hacia las posiciones políticas del comunismo. Este Partido no puede ser otra cosa que la cristalización de la relación de la clase con su vanguardia revolucionaria, mediante su fusión, en el proceso de emancipación humana.

Como movimiento revolucionario organizado, su existencia es destrucción del poder burgués (relaciones de propiedad y formas políticas) y las categorías de socialiación capitalista. Asimismo, avance de la Comuna, cuyo contenido es la dictadura revolucionaria del proletariado como punto de transición y su forma el armamento general de las masas en la materialización de la forma de vida colectiva del comunismo. Con la abolición de las clases, las contradicciones entre clase no serán entonces el motor de las revoluciones sociales y el Estado, en tanto aparato político separado de las masas asentado sobre estas contradicciones, se habrá extinguido del campo de la actividad humana.

La clarificación, concreción y desarrollo de un Plan de Reconstitución que materialice todas las mediaciones necesarias para la constitución de la herramienta partidista para nuestra clase es la tarea que hoy como comunistas nos marcamos. En definitiva, el “plan amplio y audaz” del que habla Lenin en el ¿Qué hacer?, sin el cual no es posible rebasar la vacilación en los problemas teóricos y el estrecho horizonte político que justifica su inercia con la espontaneidad del movimiento de masas. Sin el cual, en definitiva, no es posible hablar de forja de revolucionarios y de la unidad política en la que se encuadran, el Partido Comunista.

Este horizonte supone un paso adelante respecto a toda la práctica previa de la organización que, si bien ha estado orientada por unos principios generales, no había madurado lo suficiente como para planificar su propia práctica, al menos en buena medida.

La necesidad de avanzar en esta línea se nos impone como consecuencia del nivel de sistematicidad real que está alcanzando (y puede alcanzar) nuestro trabajo político. La maduración efectiva de nuestra organización como destacamento nos permite sistematizar (y proyectar como parte de una futura práctica mayor) los elementos políticos que hasta ahora hemos aglomerado, sirviéndonos de ellos para trazar una orientación propia en el MCEe.

Como organización comunista, cuya realidad es eminentemente práctica, debemos ser capaces de desplegar la más alta posibilidad de acción proletaria, es decir su acción revolucionaria encaminada al comunismo. De ello nos separa una prolongada trayectoria histórica. Sin embargo, sabemos que sin cumplir ciertas condiciones, desde la comprensión teorética adecuada de la sociedad moderna y sus tendencias hasta las mediaciones políticas concretas que tenemos por delante, será imposible recorrerla.

Nos reiteramos en esto: no se trata de un paso teórico entre otros, sino del plan político para el desarrollo de la revolución proletaria en el Estado Español, del cual la comprensión teórica adecuada es parte constitutiva.

Redes sociales


Publicaciones


> [2017-10-07] Primer paso por la Reconstitución: disolución del FRML

Hace algo más de 4 años que nació el FRML. A lo largo de este breve periodo de tiempo, algunos de los integrantes de este proyecto hemos empezado a comprender lo que significa realmente la militancia comunista hoy, mediante la lucha contra todo aquello que se nos ha opuesto en el duro camino, permitiéndonos crecer, […]

> [2017-05-01] [Editorial] Hilo Rojo – nº1

El Estado español ha transitado ya por las dinámicas de inserción en el régimen común de la burguesía occidental. Etapa que se vistió con el PSOE en el poder y la internacionalización de las multinacionales que antes restringían su actividad al ámbito del Estado (prácticamente todo el sector público y buena parte de las privadas). […]

> [2017-05-01] Hilo Rojo – nº1

Hoy, Primero de Mayo, hemos decidido dar un paso más hacia adelante en nuestra determinación de cumplir con las tareas que las comunistas tenemos asignadas hoy. Con ello anunciamos la apertura de Hilo Rojo, nuestro órgano de expresión ideológica, en el camino a la Reconstitución del Partido Comunista en el Estado español; así como la […]

> [2017-04-23] [Xerrada] L’Imperialisme i la ruptura revolucionària

El passat 31 de març, des de l’FRML vam organitzar una xerrada sobre l’Imperialisme i la ruptura revolucionària, amb l’objectiu de contribuir a assentar les bases per a una comprensió caudal de l’imperialisme i, mitjançant la crítica directa a les seves preteses ruptures, sens dubte inconseqüents i insuficients, impulsar el desplegament de la ruptura revolucionària, […]

> [2017-04-21] [Charla] Imperialismo y ruptura revolucionaria

El pasado 31 de Marzo, desde el FRML organizamos una charla sobre el Imperialismo y la ruptura revolucionaria, con el objetivo de contribuir a asentar las bases para una comprensión cabal del imperialismo y, mediante la crítica directa a pretendidas rupturas, a todas luces inconsecuentes e insuficientes, impulsar el despliegue de la ruptura revolucionaria, encuadrada […]

Contacto